Iglesia Central Hispana de los Adventistas del Septimo Dia
Iglesia Adventista Central de Chicago

2840 W Logan Blvd
Chicago, IL 60647-1730
Home >
.
SOBRE NUESTRA IGLESIA
.

All our sermons are translated live (please ask a deacon or deaconess for a translation receiver).



La Iglesia Adventista Hispana Central de Chicago es parte de una organización mundial con más de 15 millones de miembros en países alrededor de todo el mundo.  Nos alegraríamos de tenerlos unirse a nosotros para adorar o en alguno de nuestros eventos o actividades.  Nuestros cultos son los sábados (Escuela Sabática - 9:30 A.M; Culto Divino - 11:00 A.M.  De venir alguien al Culto Divino que sólo entienda inglés, tenemos traducción en vivo disponible por radio-receptores individuales para mayor conveniencia; Sociedad de Jóvenes – veranos 5 P.M, inviernos 4 P.M.) y los miércoles (culto de oración – 7:30 P.M.).  También tenemos estudios de la biblia los martes a las 7:30 P.M. o nos puede llamar para ver si hay algún tiempo que le sea de mayor provecho para usted.  Durante horas de servicio hay amplio estacionamiento gratis en los bordes de la vía principal de la Logan Blvd (favor observar avisos correspondientes).

Sobre los Adventistas del Séptimo Día
Los adventistas creemos que la santa Trinidad de tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, componen el ser de Dios.  Dios hizo la salvación posible por medio de Jesús, el Hijo, al venir a la tierra como ser humano en Belén y vivió una vida sin pecado de acuerdo a la voluntad del Padre.  Cuando Jesús murió crucificado por los pecados de la gente del mundo y resucitó de entre los muertos en el tercer día, la victoria fue ganada para todos los que tengan fe en Él (Juan 3:16).

Lo que los Adventistas del Séptimo Día Creen
Como iglesia cristiana, los Adventistas del Séptimo Día somos una comunidad basada en fe, arraigada en creencias descritas en las sagradas escrituras de la biblia.  Dios te ama a ti y desea vida eterna para todos.  Dios ha sido el mismo ayer, es el mismo hoy y será el mismo para siempre.  Él desea que todos lo obedezcamos por amor, no por temor, y desea que lo amemos a Él y que nos amemos todos a nosotros mismos, unos a otros, sin excepción alguna.